1. BIENVENIDA AL CURSO

PROFESORES: Dra. Paula Peleteiro Higuero, Dr. Raúl Hernanz de Lucas y Dra. Ana Fernández Montes.

INTRODUCCION: Bienvenida al curso por parte de los coordinadores donde explican qué contenidos vamos a encontrar y animan a su visionado, siendo el formato vídeo mucho más ameno que cualquier otra formación online.

La medicina es una profesión vocacional, un trabajo muy bonito y gratificante, pero al mismo tiempo, extremadamente exigente. Un buen médico debería poseer una serie de habilidades personales fundamentales para el buen desempeño de su oficio, entre ellas destacamos las siguientes:

  • Empatía y amabilidad hacia los pacientes. 
  • Ganas de aprender. Un buen médico no deja nunca de estudiar durante toda su carrera profesional, siempre está al corriente de los nuevos avances y medicamentos, El objetivo es lograr una mejor y más eficiente atención a sus pacientes.
  • Capacidad para trabajar en equipo.
  • Buena gestión del estrés y las situaciones difíciles.
  • Conocimientos en investigación.

Un porcentaje nada despreciable de residentes no está satisfecho con la formación que recibe. Los residentes muestran insatisfacción por su relación con los tutores, por la falta de supervisión, por la alta presión asistencial que repercute en su docencia y por las pocas facilidades para realizar actividades de investigación que se ofrecen.  

La formación no debería basarse en la memorización de datos sino en buscar una mayor relación con la práctica diaria, con lo cual se hace mayor hincapié en una formación desde la construcción del conocimiento. Las habilidades prácticas, por ejemplo, no se pueden adquirir sólo con el estudio, ya que requieren un entrenamiento con una duración proporcional a la dificultad de la habilidad que hay que entrenar. Es necesario disponer de actitudes y habilidades clínicas, técnicas e interpersonales, además de unas buenas cualidades personales. Precisamente la residencia es el mejor momento para adquirir no sólo conocimientos sino también estas habilidades y valores necesarios para el pleno desarrollo de la especialidad escogida.